Las lentillas durante el verano

lentillas

Es temporada de vacaciones y muchos de nuestros clientes del servicio nos preguntan sobre el empleo de las lentillas en verano. ¿Puedo usarlas cuando voy a la playa? ¿Y en la piscina? ¿Y en qué momento practico deporte? Es muy habitual, que en esta temporada del año se acreciente el empleo de lentillas en tanto que las gafas pueden ser poco prácticas en el momento de efectuar ciertas actividades.

De todos modos, no hay que olvidar que en esta temporada del año asimismo acrecientan las posibilidades de sufrir conjuntivitis, alergias o bien irritaciones oculares, debido al calor, los alérgenos y los agentes químicos de la piscina o bien el agua del mar. Mas no hay nada de qué preocuparse siempre que se realicen una serie de medidas para mantener una buena higiene y salud ocular.

Consejos para el adecuado empleo de las lentillas en verano

Utiliza lentillas al día

En verano es conveniente el empleo de esta clase de lentillas para eludir la polución de exactamente las mismas. En esta temporada del año estamos más expuestos a ambientes y factores que resecan las lentillas, como las temperaturas elevadas, el aire acondicionado, los entornos con polvo (como la playa o bien la montaña) o bien los agentes químicos de las piscinas. Cuando dismuyen los niveles de hidratación de las lentillas, estas pueden causar molestias en el ojo, aparte de contaminarse más sencillamente. Para eludir los peligros es mejor abrir un par nuevo de lentillas día a día.

Utiliza gafas de natación

No nos cansaremos de recordarlo. Hay que eludir el contacto del agua con las lentillas, puesto que el agua está infestada de bacterias. Además de esto, el exceso de cloro o bien de agua salobre puede ser realmente perjudicial para los ojos. Puedes decantarte por utilizar gafas de natación graduadas o bien sin graduar. Si eliges la segunda opción, nuevamente, es mejor que utilices lentillas al día y las deseches cuando acabes de nadar.

Limpia bien las lentillas, y no te olvides del estuche

Si tienes que comprar lentillas bisemanales o bien mensuales no olvides cambiar el líquido día tras día y de adecentar, desinficionar y guardar bien las lentillas. Recuerda que toda vez que comiences un nuevo envase de líquido debes cambiar de estuche. Y no te olvides de que el estuche debe estar tan limpio como las lentillas, puesto que pasan bastante tiempo dentro de él. Finalmente, no dejes el estuche expuesto al sol o bien a temperaturas demasiado elevadas.

Utiliza gafas de sol

Los rayos ultravioleta pueden dañar el ojo y provocar enfermedades como las cataratas. Si bien muchas lentillas ofrecen una alta protección en frente de la radiación ultravioleta del sol, solo resguardan la córnea, siendo precisas las gafas de sol para resguardar los ojos por completo. Algunos modelos de lentillas con filtro UV son: 1 Day Acuvue Moist, 1 Day Acuvue Trueye, Acuvue Oasys, My Day, Everclear 1 Day, o bien Biomedics 1 Day Extra.

Emplea gotas para los ojos

Consulta con tu óptico sobre el empleo de lentillas y gotas para humectar los ojos. El aire acondicionado, por poner un ejemplo, reseca mucho los ojos, lo que puede ser realmente molesto para el usuario de lentillas. Las gotas para los ojos ofrecen un alivio inmediato refrescando los ojos. Asimismo es recomendable emplear gotas al quitarse las lentillas para hidratar bien los ojos.

Evita que las gotas de sudor entren en los ojos

El sudor puede contener bacterias, que al contactar con los ojos, pueden contaminar las lentillas. Es recomendable llevar siempre un pañuelo para adecentarte las gotas y eludir que entren en los ojos.

Mantén una higiene conveniente

En estos ambientes es en especial esencial lavarse bien las manos ya antes de tocarse el ojo, ponerse o bien quitarse las lentillas, echarse gotas para los ojos… Lávate las manos con agua y jabón y sécalas bien ya antes de manipular las lentillas.

No te frotes los ojos

Si estos te pican o bien escuecen, es mejor quitarse las lentillas y no utilizarlas provisionalmente hasta el momento en que tus ojos vuelvan a la normalidad. Ante cualquier molestia como los ojos hinchados, picor, ardor, ojos llorosos… deja de utilizar las lentillas y acude al médico.

Toma mucha agua para asegurar la hidratación ocular y combatir la sequedad ocular. De esta forma, tus ojos pueden producir las lágrimas precisas a fin de que el ojo esté hidratado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *