El uso inadecuado de las lentillas

lentillas

Si bien por norma general es simple habituarse a utilizar lentillas, asimismo es fácil caer en hábitos perjudiciales, en especial cuando estamos un tanto en apuros. Hemos creado una lista de los fallos más habituales y por qué razón no deberías hacerlo.

Dormir con las lentillas

Salvo que tus lentillas hayan sido diseñadas para poder dormir con ellas (y también indicadas por el óptico), debes quitarte las lentillas antes de acostarte. Los párpados están diseñados para humectar los ojos mientras que dormimos, al unísono que los relajan y limpian de bacterias. Si tienes las lentillas puestas, estas absorberán la humedad y, en consecuencia, va a hacer que tengas los ojos secos por la mañana.
Si deseas más información sobre las lentillas de empleo prolongado, pregunta a tu óptico.

Reutilizar el líquido

En el momento en que has utilizado el líquido de las lentillas, debes tirarlo de manera inmediata. Del mismo modo que no utilizas agua sucia para fregar los platos, tampoco deberías reutilizar el líquido para lentillas de la noche precedente, que contiene suciedad y bacterias. Utilizar lentillas que no han sido limpiadas apropiadamente puede provocar una infección.

lentillas

Bañarse con las lentillas

Es esencial quitarse las lentillas ya antes de ducharse o bien bañarse. Las lentillas están diseñadas para retener la humedad y, por consiguiente, van a procurar apresar toda el agua que se acerque a exactamente las mismas. Pero al agua contiene abundantes organismos que pueden ser perjudiciales para los ojos, en especial si los expones de forma prolongada. Esto puede provocar mucha incomodidad e inclusive una infección.

Emplear las lentillas por más tiempo

Las lentillas, tienen un tiempo limitado de empleo que no debería excederse. Así sean las lentillas que adquieras en Lentillas a Domicilio, lentillas cada día, semanales o bien mensuales, emplearlas por más tiempo del sugerido puede reducir la cantidad de humedad que pueden administrar a los ojos. Esto puede inducir la sequedad ocular y también acrecentar el peligro de una infección ocular.

Adecentar las lentillas con saliva

Jamás deberías adecentar las lentillas con saliva. Si bien a primeras te parezca inofensivo, utilizar tu boca para adecentar las lentillas puede motivar que todo tipo de bacterias alcancen tus ojos tan pronto como te las pongas nuevamente. En verdad, se estima que en la boca hay cerca de sesenta tipos de bacterias, muchas de las que pueden provocar serios efectos en tus ojos y tu vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *